Mi superhéroe favorito

15 de abril, 2013

Los 4 años de Heber me encontraron sólo en Buenos Aires, el jueves 28 de marzo, comiendo choclo con manteca y sal, respetando claro las premisas de mi religión y evitando la carne. Lejos de seguir al pie de la letra todos los preceptos que Dios nos encomendó (?), lo hice por respeto a mi familia, para conservar a la distancia ese lazo indestructible que nos ata. No, la religión no: el amor.

Para evitar el bochorno de ausencia de los invitados como el año pasado, mi hermana decidió correr la fecha de celebración para el 13 de abril. En mi agenda del año pasado tengo anotado que un 12 de abril fui por primera vez, a mis 22 años, a ver una película en 3D al cine. Coincidencia es que, al cumplirse un año de este hecho, el mismo día pero un año después fui nuevamente al cine acompañado de Heber a ver “Tadeo Jones, un cazador perdido”. La complicidad que construimos en estos cortos años con mi sobrino es el motivo de sonrisas en momentos tristes, salvándome así de una inexorable melancolía.

A tu fiesta, Heber, acudieron todos: familiares cercanos y lejanos, familiares de tu mamá, familiares de tu papá y familiares de familiares, amigos, niños y niñas, amistades mías y otras personas que compartieron con vos este inolvidable día. “Fue el mejor cumpleaños porque todos estábamos felices” recuerdo que dijo tia Tere. Y cuanta razón tenía, ¡como para no estarlo! Este año la temática de tu cumpleaños fue “El Hombre Araña” -o como corregís siempre “El ‘Sorprendente’ Hombre Añara”-, y eso me sirvió como disparador para dedicarte unas palabras en el momento en que me tocó hacerlo, minutos antes de soplar esa vela celeste llena de brillos en forma de 4.

No creo que lo recuerdes de grande pero si alguna vez lees este blog, te voy a recordar lo que te dije ese día. Cuando uno es pequeño tiene múltiples héroes, los tuyos fueron (y son) varios: Buzz Lightyear, Woody, Rayo McQueen, Mate, Batman, Superman, Thor, Iron Man, Max Steel, Spiderman y un innumerable listado de nombres de super hombres que entre tu padre y yo tratamos de regalarte para que sigas armando tu colección. Yo no tuve héroes favoritos, no por falta de masculinidad como muchos deben haber pensado, sino porque todavía no había llegado a mi vida ese super hombre en el que pueda depositar toda mi confianza para rescatarme de pesadillas y de las sombras. Hasta el 28 de marzo del 2008.

El 28 de marzo de 2008, cuando naciste, convertiste mi existencia ordinaria y cambiaste de rumbo mi destino vulgar, me llevaste a ese maravilloso mundo de ser tío, inacabable aventura. Hoy terminé de leer “De amor y de sombra” de Isabel Allende, un libro que sin proponerselo te desvela, te preocupa, te intriga y te atrapa a la vez que te renueva la esperanza y la fe a través de la memoria y el amor. Lo mismo sucede con vos en cada encuentro, en el destello que dispara tu mirada y en el eco de tu sonora carcajada.

Ignoro tu misión en el mundo, desconozco cuales son los planes que Dios tiene preparado para vos. Solo deseo que transites esta vida con amor. Ayer, una vez finalizada tu fiesta de cumpleaños, me pedías que salté sobre los globos y los reviente, me preguntaste si tenía miedo y te respondo algo que escuché en una pelicula o leí en algún lado, “el peligro es inevitable, el miedo es opcional”. No me entendiste seguro, pero cuando seas grande te vas a dar cuenta de que te hablaba. Sos mi niño valiente y espero que el día que abras los ojos ante este mundo hecho de amor y de sombra conserves tu espíritu soñador y enfrentes cada obstáculo como una aventura. Debo reconocer que a veces tengo miedo de que sufras, pero eso es inevitable.

“-Y ahora amiga, cuéntame por qué estas triste.
-Porque hasta ahora he vivido soñando y temo despertar.”

Ese día, cuando te des cuenta que los superhéroes más valientes son aquellas personas que hacen que tu rutina no se convierta en una suma de días ordinarios, estaré a tu lado. En cuerpo o espíritu, a capa y espada, seremos siempre invencibles. Irremediablemente te amo, sos la guía de mis buenas acciones y el faro de mis voluntades perdidas. Yo seguiré escribiendo, para no perder mis palabras y para seguir la intuición que me pide a gritos continuar estas páginas.

A dónde el corazón se inclina, el pie camina. Allá voy, allá vamos…

Anuncios

Un comentario en “Mi superhéroe favorito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s