Desaprender solo

9 de febrero de 2014. Hace un año llegaba a Buenos Aires a “probar suerte”. Es hora de mirar en retrospectiva, cuando aún tenía pelo. Hubo muchos cambios, algunos de los cuales todavía ni me percaté. Para empezar no tenía trabajo, ni tampoco tenía casa. Tenía un par de amigos que me daban una mano y para mí aún así no era suficiente. En el camino conocí mucha gente, perdí amigos, gané otros. Conseguí trabajo, que es lo más importante. Empecé a pagar las cuentas de la casa, a sufrir por mi sueldo y entonces me di cuenta que había crecido. De cierta forma, con 24 años había crecido. No sé si madurar, pero si crecer. Las personas no maduran, las frutas sí: las personas crecen. Y para crecer hace falta aprender, y también hace falta desaprender.

1546377_702325093145627_470421076_n

“Desaprender” es una palabra que aprendí hace poco, no recuerdo donde la escuché o la leí pero me pareció la palabra más atinada para describir mi situación hoy. Desaprender no es olvidar cómo hacer las cosas, sino todo lo contrario: es aprender a hacer las cosas que ya sabíamos cómo hacer pero de una forma diferente. Pueden googlear una definición más acabada, esa es la idea que me quedó a mí después de tantos conceptos que leí en internet. Así que: desaprender.

Un año en la vida de una persona no define la vida entera de esa persona, es solo un acercamiento, una lupa puesta sobre un tiempo determinado. Un año, doce meses, tantísimos días, tantísimos minutos. Y en el medio: decisiones. Y con cada decisión, una resignación. A veces ganamos, a veces aprendemos. La pérdida es necesaria para la identidad. Perdemos tacto con algunas cuestiones, perdemos gente, perdemos los estribos. Nos perdemos nosotros mismos. También está la sensación de saber que, pese a todo lo malo que nos pasó, a los miedos, a los rechazos, a los portazos, a las oportunidades perdidas, no hemos aprendido nada.

Quise volver a La Rioja miles de veces, quise quedarme en Buenos Aires otras dos mil veces más. Hubo un tiempo en que no sabía que hacer. Mi familia por un lado, mi trabajo por el otro…. ¿y yo donde estaba? ¿De qué lado? ¿Qué quería para mí? Cuesta lagrimas tomar decisiones. Todo tipo de decisiones. Decisiones que nos derriban, nos levantan, nos hunden en la miseria más honda si es necesario para luego salir a flote y decirnos: Ok, esto es lo que elegiste: hacete cargo.

La vida puede ser muy dura si quiere. Y muy mierda también. Cuando pensás que finalmente llegaste, la base donde descasa la pila de decisiones que tomaste y que construyeron un fuerte de estabilidad empieza a debilitarse, a rasgarse en pequeñas grietas donde se filtran nuevos caminos, nuevas ideas, nuevos miedos. El maldito miedo que todo lo invade. “Dejá que el miedo se manifieste y enfrentalo” me dijeron. Así que eso hice. Eso estoy haciendo.

Leí bastante, y me dediqué a escribir.  A escribir porque sí, sin razón alguna. Luego empezaron a comentar mis textos, en mi Facebook y en mi blog. Y me sorprendí. Ok, debo ser bueno escribiendo pensé. Realmente debe ser para lo único que soy bueno. Aquí estoy, tirándome de nuevo abajo. Soy bueno para varias cosas pero digamos que escribir es lo que mejor me sale. No ahora, ahora solo estoy tipeando lo que puedo.

Recién llego del cine. Fui solo (otra vez) a ver “August: Osage county”. Es una película que apenas la vi por primera vez -no aguanté su estreno en el cine y la vi via online en mi notebook-, se convirtió en una de mis películas favoritas (compartiría el primer puesto junto a “Volver” de Almodóvar). Es una película sobre la familia, pero también sobre los secretos, sobre las miserias que cada uno esconde. La familia define nuestro carácter de varias formas posibles. Por cierto, las actuaciones de Meryl Streep y Julia Roberts son ejemplares, un dúo actoral digno de verse. O sea, mis dos actrices preferidas por fin se juntaron en la pantalla grande. Las admiro muchísimo, eso todo el mundo lo sabe. Solía ver comedias románticas de Julia Roberts con mi mamá cuando era niño, y entrando en la adolescencia Meryl Streep me robó el corazón. (¿Debería pedirte perdón por no escribir con un orden, con una idea que sea vértebra de estos párrafos? No lo creo) Mi vida no se asemeja en nada a una comedia romántica de Julia Roberts, I guess. Pero sí mucho a August. Nadie entiende mi familia como yo aunque no falta el que crea que su familia es más complicada, más buena, más cuestionadora, más irritante, más condescendiente que la de uno.

tumblr_mzcpkvghhM1qa4by8o1_1280

A veces necesitas alejarte de esas personas que opinan tanto y sin pensarlo para acercarte un poco más a lo que estás pasando vos mismo en este instante preciso. Tengo varios amigos en pareja y sucede que soy el único que se está quedando solo. Sí, se podría decir que soy el solterón del grupo. El solterón gay del grupo, even worse. Pero bueno, estuve solo 24 años de mi vida. Un año más en soledad, lejos de casa, fue desaprender a estar solo: las cosas que antes hacía solo, las aprendí a hacer de otra manera, solo. Si tan solo sería cuestión de cerrar los ojos por un instante y pensar en todo lo que hicimos, en todo aquellos que nos enorgullece de nosotros y en todo aquello que hicimos mal, si tan solo en ese instante preciso donde el mundo se borra y quedas en completa soledad se develará para nosotros las instrucciones de como resolver todo, ¿sabremos finalmente a qué estamos dispuestos a renunciar para poder ser felices? ¿No hemos desaprendido lo suficiente?

Buddha solía decir: “Al final, solo tres cosas importan: lo mucho que amaste, qué tan cuidadoso fuiste con tu vida y cómo, dignamente, dejaste ir cosas que no significan nada para ti”. Desaprender solo es poder evaluar qué tanto nos acercamos a nosotros mismos, repensar qué cosas podemos cambiar no para mejorar sino para tener una vida más auténtica y poder decir basta cuando el discurso ejemplar de los otros nos aturda. Se los resumo todo en esta frase: DO OR DIE!

Anuncios

2 comentarios en “Desaprender solo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s