Guilty Pleasure

La pista del Bailando debe ser el escenario más democrático de todos: ahí bailan los virtuosos y los mediáticos, y al compás se mueve también mi placer culposo.

03

Hace unas semanas atrás leyendo la nota “Maradona, o mi costado irracional” del colega Mattias Meragelman (1), donde habla del 10 del fútbol con un fanatismo casi ciego, me llamó la atención este párrafo en particular: “Maradona es una persona cuestionable desde muchos lugares. Sus contradicciones políticas, capaces de llevarlo a abrazarse con Menem y con Cristina, diciendo más o menos los mismos argumentos para defender a uno y a otro. Su vida privada-pública, negando hijos y protagonizando situaciones de clara violencia de género. Amando y odiando al Papa de acuerdo a la semana que transcurra, y la lista continúa. Pero con Maradona no me puedo enojar.”

Luego de leerlo, me dije a mí mismo: ¡pero si esto es lo que me pasa con Tinelli! Hay una expresión urbana  en inglés que define en parte esto que le pasa a Mattias con Maradona y lo  que me sucede a mí con Tinelli: “guilty pleasure” (placer culposo). Estimado lector, debo advertirle que no encontrará en esta nota un análisis frankurtiano sobre el consumo de Marcelo Tinelli, su programa ShowMatch y, puntualmente, el formato “Bailando por un sueño”. Así que está a tiempo de abandonar estos párrafos antes de desembocar en una terrible decepción, o, lo que es peor aún: la indignación. Puede también optar por leer la nota y estar de acuerdo o no: creo que esto es lo más sano.

He dejado sentado en varios textos que soy un consumidor ferviente de la maquinaria Tinelli, que a partir de las 22:30hs no recibo llamadas ni de mi madre para ver su programa y que sigo el Bailando como cualquier argentino seguiría un Mundial de Fútbol. Colegas comunicadores me objetan que el programa es pura basura, que cosifica a troche y moche a las personas  y esa sarta de argumentos que irónicamente también comparto. Pero qué quieren que les diga: a mí el programa me hipnotiza. Me río de lo mismo que se ríe Tinelli y este debe ser el lugar donde se genera esa empatía mediática.  Debo confesar que soy terrible cocinando y más de una vez, por quedar embobado mirando a Tinelli, se me quemaban las milanesas o se me quemaba la comida en el microondas.

Cuestión es que este pasado lunes, mientras veía la final del certamen de baile donde ganaron con una avasallante diferencia los humoristas Anita Martínez y el “Bicho” Gómez, volvieron a mi cabeza esas reflexiones. Porque ahí estaba de nuevo: como bobo atrapado por las palabras de Nacha Guevara, por los chistes fáciles que contaba Tinelli, por los clips finales que tanto me gustan, por todo lo que el show representa en sí. Martínez y Gómez le ganaron al bailarín profesional y bicampeón del Bailando, Hernán Piquín y los diarios titularon esta victoria como: “el humor le ganó al talento”. Debe ser que en sus casas, la gente está cansada de escuchar eruditos y necesitaba reírse un poco. Bueno, este par de pillos lo lograron: por lo menos yo me descuartizaba de la risa con sus previas. La risa es un ser imbatible.

Todos tenemos un placer culposo, un costado irracional que puede con todo prejuicio social y moralidades ajenas. Pero ahí está: nos recuerda qué tan humanos somos. La identidad tiene esa cualidad elástica de contornearse en este laberinto de contradicciones de lo que debe ser, lo que puede ser y lo que se quiere ser. Las contradicciones habitan en nosotros y lo harán por mucho tiempo, aparecerán todo el tiempo para sembrar incertidumbre en este campo minado de dudas que es la vida: en nuestras propias dicotomías se nos revela el mundo en su total autenticidad, tal y como es… Tal y como somos. Ahora tengo que ponerle punto final a esto porque, por escribir sin parar se me están pasando los fideos.

(1) http://www.mattiasmeragelman.com.ar/maradona-o-mi-costado-irracional/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s