Que silencio brutal

Hace unos días atrás, Whatsapp anunció que la doble tilde azul significa que nuestros mensajes no solamente han sido recibidos y leídos, sino que también probablemente fueron ignorados.

02

A y B se conocen por Facebook. A y B intercambian un volumen importante de mensajes. A y B empiezan a transitar juntos un camino que conduce a ese inevitable e inexplicable cariño entre dos desconocidos. Aún sin verse cara a cara, A y B no soportan un día más sin el otro, sin abrazarse, sin besarse, ni tocarse. A y B acuerdan una primera cita. Finalmente A y B se conocen. Al otro día A le escribe a B, pero B no le contesta. Pasan los días y B sigue “clavándole” dos líneas azules a A, que probablemente estará triste y desencajada/o. Gabriel García Márquez titularía esta escena cotidiana de la vida post moderna como “El amor en los tiempos de las redes sociales”.

Qué absurdo es el comportamiento humano. Apenas salió la noticia de que ahora Whatsapp notifica cuando una persona leyó tus mensajes, todo el mundo se sumó al delirio de sentirse completamente ignorado u obligados a tener que dar explicaciones innecesarias de por qué no contestó tal mensaje (sin importar, por ejemplo, que leyó dicho mensaje pero tuvo una urgencia y corrió al baño). ¡Qué gusto de meter ruido en el proceso comunicativo! “¡Uh, me clavó el visto!” es la frase que por default se usa para saberse ignorado cuando el otro lee tu mensaje y no te responde: aquí el verbo utilizado es tan genial como trágico (“clavar”). Como quién te clava una espada en el pecho, hoy te clavan un “visto”.

Hay un análisis agudísimo sobre el doble check del psicoanalista Sergio Zabalza (1) que habla sobre este presente sin interrupciones en el que vivimos. A Zabalza le resultaba llamativo que “en el siglo de la conectividad las personas se aferren a instancias normativas tan sádicas como arbitrarias”. Añade además que “el resultado no es otro que seres inseguros, dependientes de la verdad que aporta el referente: sea éste la foto, la hora y el día del mensaje, el mail o el llamado, en definitiva: el dato que asegure que los dichos se corresponden con los hechos. De esta manera el escamoteo del valor de la palabra genera una demanda de atención infinita.” Y así estamos, queriendo llamar la atención como el perro que mueve la cola cuando el dueño llega a casa o como un niño que tira del vestido de su madre en el kiosco para que le compre algo.

Ya el año pasado, el informe publicado por el CyberPsychology and Behaviour Journal, advertía sobre este “Síndrome del doble check” (2), sobre la ansiedad y la incertidumbre que nacen en nuestro cuerpo entero al ver que nuestros mensajes han llegado a sus destinatarios correspondientes pero que no han sido aún respondidos. Bueno, ahora sabemos con certeza de que nos han leído. Y sabemos con más certeza aún, que del otro lado solo encontramos silencio, ese insoportable muro que se erige entre las personas.  El silencio es como una nota suspendida en el vacío. Es un orgullo mudo, un dolor innecesario, un comportamiento inexplicable. El silencio es un eco atrapado en la impotencia de callar crueles verdades. Porque no decir nada, es a su vez, decir un montón de cosas. No te quiero contestar, no quiero seguir este duelo de palabras sin sentido, no quiero sumar más leña a un fuego que no me calienta las manos. No me interesa entablar comunicación alguna con vos. No. No, no y no. No quiero. No te quiero. Qué brutal.

(1) “Cibercinturón de castidad” de Sergio Zabalza en Página/12: http://www.pagina12.com.ar/diario/psicologia/9-243248-2014-04-03.html

(2) CyberPsychology: Journal of Psychosocial Research on Cyberspace:  http://www.cyberpsychology.eu/index.php

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s