Cortarse las uñas

Lo que voy a contar a continuación es un digno motivo para que me dejen de leer.

Tengo 25 años y sufro un montón cada vez que me corto las uñas.

Sé que soy pésimo, siempre me dejo unas uñas más largas que otras. Es que me da pavor equivocarme y lastimarme los dedos (sí, sí, sí…).

Es en estos momentos cuándo me acuerdo en cómo mi mamá me agarraba el pie, me ordenaba que me quede quieto y me tranquilizaba.

Todo iba a estar bien. Nada puede salir mal cuando estás en manos de tu madre.

Cuestión es que uno crece y empieza a hacer cosas que supuestamente ya aprendió, como atarse los cordones o cortarse las uñas.

Pero es imposible no pensar que en cada acción que hacemos hay un margen de error y nos podemos equivocar.

Así es la vida supongo, como aprender a cortarse uno mismo las uñas con los ojos bien abiertos, ya sin la ayuda de mamá.

tumblr_mvn7t1xWm81qhcm0jo1_500

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s