Los abrazos de Eduardo

galeano

El insomnio es un momento donde se reúne un amalgama de instantes que nos obliga a mirar atrás, entender por qué estamos donde estamos y proyectar para los días venideros. El insomnio también juega a ser irónico porque uno sueña tanto despierto durante el día que a la noche, dormirse, resulta una tarea titánica. Damos vueltas en la cama mientras escribimos mil borradores sobre nuestra vida. O nos revolcamos sobre nuestras sábanas y sobre nuestras rutinas y nos preguntamos por qué hicimos lo que hicimos. Y caemos que ya es tarde, ya está, ya está hecho.

Llega el insomnio antes del sueño y no nos deja dormir, llega con mil fantasmas, con esas voces y con la tempestad de la noche, entonces chequeamos nuestros celulares una vez más, nos levantamos y vamos al baño, o tomamos un vaso de agua; acciones inútiles que creemos pueden llegar a servir como un ritual para llamar al sueño. Y el sueño no viene porque el presente lo está ocupando todo. Todo lo que somos en la orilla de la cama, donde la vida pasa muy lento.

Hay quienes no pueden dormir porque, como Eduardo Galeano, tienen una mujer atravesada en los párpados. Yo esta noche, mientras escribo, lo tengo presente a Galeano, y también tengo presente su “Libro de los abrazos”. Galeano estuvo presente cuando veía la luna despedirse por mi ventana mientras el sol asomaba anunciando que un día nuevo había llegado. Ahora no recuerdo si sus textos volvían a mi mente cuando el insomnio me atacaba o no. Pero ahí están, presentes. Siempre. Y yo, a partir de esta noche y en las noches por venir, mientras no pueda conciliar el sueño, ya sé dónde voy a ir. Porque leer para combatir el insomnio es como alimentar un fuego incandescente que nos acompaña en esa inexplicable soledad.

El mundo se divide entre aquellos que leen para que les caiga el sueño y los que leen para soñar. El insomnio es el más íntimo de los ensayos. Yo me sigo preguntando a dónde se van esas horas de sueño que nos roban y me pregunto también a dónde se fueron todos esos textos que Galeano no llegó a escribir. Ojalá vuelvan en forma de palabras y nos abracen, se filtren en nuestras venas abiertas y podamos, en lugar de soñar dormidos, dormir soñando.

 

Ilustración: neuronaminimal.tumblr.com

 

*Lic. en Comunicación Social / Twitter: @tinopop_

Redacción DataRioja

15/04/2015

http://datarioja.com.ar/index.php?modulo=notas&accion=ver&id=6575

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s