La raza más insaciable

El hombre comunica todo el tiempo y los que nos dedicamos a estudiar la comunicación, no hacemos otra cosa que tratar de darle un sentido a ese todo que nos rodea

Hace poco me pidieron que colabore con un testimonio de mi paso por la carrera de Comunicación Social, que estos días está celebrando sus 20 años. Traté de guionarme a mí mismo y grabar un par de videos para que cuando los editen en la universidad, se descostillen de la risa: cada vez que estoy frente a la cámara, confirmo mi teoría de que soy pésimo hablando en público y que me defiendo mucho mejor con la palabra escrita. Esto me recuerda a la primera entrevista que me tocó hacer, pero estaba detrás de cámara, debutaba como notero para el entonces Noticias UNLaR. Era mi primera práctica profesional y para romper el hielo me tocó entrevistar a cinco personas a la vez: en una mano tenía el micrófono y en la otra un papel con las preguntas que iba a hacer, temblaba de nervios y como pude, cumplí con mi deber. Una vez que terminé me dije a mí mismo: “Definitivamente comunicación no es lo mío”.

Con el tiempo uno empieza a adquirir más conocimientos sobre cómo hacer las cosas, por eso celebro que la carrera tenga abierto ese espacio de prácticas profesionales: un título te puede habilitar para muchas cosas, pero uno tiene que practicar, y practicar, y practicar. Estudiar Comunicación Social en la UNLaR es saber que elegís una carrera que te acompaña no solamente en la obtención de un título, sino también en la capacitación: mostrarte de qué sos capaz. Cada instancia que uno vive como alumno (desde las ayudantías, voluntariados, investigaciones) alimenta esa visión integral que es la carrera en sí, y sobre todo las posibilidades que uno tiene en el campo de la comunicación: no hay nada ni nadie que nos detenga cuando se nos da rienda suelta.

Los que estudiamos comunicación, y creo que no hablo solo por mí, somos unos inconformistas y curiosos innatos: no nos alcanza con la realidad que nos es dada, sino que nos interesa saber cómo se construye esa realidad y buscamos entenderla. La herramienta más poderosa que tiene el hombre es la palabra y, a través de la comunicación, somos capaces de construir y darle forma a todo lo que nos rodea. Aquí radica el encanto de esta profesión: el hombre comunica todo el tiempo y los que nos dedicamos a estudiar la comunicación, no hacemos otra cosa que tratar de darle un sentido a ese todo que nos rodea. Ya lo decía el famoso filósofo Cassirer, somos unos animales simbólicos por naturaleza. Y creo que los comunicadores somos la raza más insaciable.

 

*Lic. en Comunicación Social

Twitter: @TinoPop_

Blog: https://unlectorenboxers.wordpress.com

DataRioja

21/10/2015

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s