Volver a vos

Tanto como para el que practica el ghosting, como para el que lo padece las consecuencias son espantosas. Es una opción desagradable de saber que elijen por vos. O lo que es más doloroso aún: es una forma de decirte que no te están eligiendo.

notas_imagenes_32880_29427.jpg

La historia es muy sencilla: A conoce a B por una aplicación (le pongamos Tinder, Grindr, Hppen). En el primer encuentro A y B tienen física, luego descubren que tienen química; o viceversa. A empieza a racionalizar más de lo que siente y B siente más de lo que puede racionalizar. El tiempo pasa y la situación se da vuelta: A se relaja y siente más de lo que piensa, y B piensa más de lo que es posible sentir. Entonces A se espanta de B, quién en un intento desesperado intenta racionalizar aún más sus sentimientos para tenerlos bajo control. Pero los sentimientos son animales libres y salvajes, y la esencia siempre perdura sobre todo intento de dominación. A empieza a desaparecer lentamente sin dejar rastro a B, ni siquiera una palabra que le ayude a entender qué fue que pasó en el medio. B no entiende. B se pregunta qué hizo mal. B revisa las actividades de A en sus redes sociales para ver qué fue de su vida pero sabe que el que stalkea lo que no debe, encuentra lo que no quiere. Hasta que un día B descubre que A lo borró de todos lados. Ya lo decía Virginia Woolf: la vida es un sueño, despertar es lo que nos mata.

Tanto como para el que practica el ghosting (desaparecer virtualmente de la vida del otro sin dar explicaciones), como para el que lo padece las consecuencias son espantosas: además de un corazón roto, hay otros daños colaterales y hasta incluso crónicos: silencios que solo generan incertidumbres e incertidumbres que solo generan angustia, remordimientos, sentimientos de culpa y de vergüenza, una autoestima dañada. Estas son solo algunas de las secuelas, como para enumerar un par. Se escribieron numerosos artículos sobre esta nueva modalidad de terminar una relación, desapareciendo virtualmente de la vida del otro evitando cualquier tipo de conflicto y deshaciéndonos de él simplemente clavándole (como si fuese una espada) el visto en Facebook o Whatsapp, no responder mensajes y bloqueando todas las vías de comunicación posible con ese Otro, con ese B.  Entonces desaparecer y que la ausencia lo explique todo pasa a ser una opción (en un impecable artículo del periodista Mariano Casas Di Nardo sobre el ghosting, la psicóloga Melissa Mazza lo explica muy bien). Sí, es una opción desagradable. Pero una opción al fin. Elijen por vos. O lo que es más doloroso aún, es una forma de decirte que no te están eligiendo.

2.png

Entonces hoy te quiero hablar a vos, al que está esperando su mensaje como quien espera la fumata bianca: no te desesperes. Porque no importa lo que vos pienses del Otro, el camino que elijas para bordear una conclusión de aquello que no fue no cambiará a ese Otro, ni mucho menos a la relación que vos tuviste con ese Otro. Te cambia a Vos. La manera en que elegimos decir adiós nos define. Sí, te va a doler y al principio no vas a entender. Y te va a doler el doble cuando más te lo preguntes y menos lo entiendas. Como dice Erich Fromm en su libro “El arte de amar”, la desvalidez es una condición transitoria mientras la capacidad de pararse y caminar sobre los propios pies es común y permanente. Y sí, cuando alguien siente propio a alguien, no importa que tan cerca o lejos esté en nuestra vida, o que directamente no esté al tacto en nuestros días, porque si bien no te pertenece, ya es parte tuya. Algo te dejó. No te preguntes ¿por qué a mí? sino ¿para qué? Y por último, no tengas miedo de soltarte. No te estás soltando a vos: estás soltando a esa persona que eras cuando estabas con otro. Ricardo Piglia dice que lo difícil no es perder algo, sino elegir el momento de la pérdida. Perdé. Volvé a vos.

 

Martín Alanís

Licenciado en Comunicación Social (UNLaR). Colaborador de DataRioja. Actualmente prepara su primera novela.

Redacción DataRioja – 10/02/2016

 

Lecturas recomendadas: 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s