Se caen

notas_imagenes_80654_14051

Se caen los días del calendario, las horas de los relojes, se caen tus besos de mi boca, y los tuyos en otra. Se caen los recuerdos de las paredes como se cae mi reflejo en el espejo. Caen gotas aún sin llover, cae el sol sin atardecer. Se cae la luna, y arrastra con ellas a las estrella, desnudando la noche, que también amenaza con caer.

Se caen las plumas de los pájaros, y de sus gargantas, sus graznidos. Se cae el otoño de las hojas que se caen de los árboles que ya no se pueden mantener de pie. Se cae Alicia. Se cae la gravedad. Tu sonrisa de mi retina, el eco de mi voz en tus oídos. Se caen tus gemidos de mi piel.

Se caen las letras de mis manos, y las palabras del libro que intento leer. Se caen mis ganas de trabajar bajo el escritorio. Se cae el domingo sobre el lunes, y el lunes sobre el martes. Se caen las canciones de los parlantes, desarmándose en poemas sin melodía: luego los poemas se caen por el balcón, y las melodías por las escaleras. Se cae el eco de lo que alguna vez fuimos.

Se caen los sueños y las pesadillas, se cae la ropa que me saqué y tiré sobre la silla. Se caen mis párpados y con ellos, se caen mis ganas de dormir. Se cae incluso el insomnio debajo de la cama. Pero no voy a buscar ni el sueño ni a la pesadilla. Dejaré que todo siga cayendo alrededor mío. No voy a asomarme a la orilla de mi cama, ni aún aferrándome a las sábanas, por miedo de empezar a caer yo también.

Redacción DataRioja  – 16/03/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s