El poder de las palabras

notas_imagenes_66399_29915

Yo creo que hay libros que lo parten a uno al medio con la fuerza de un hachazo. Sucede contadas veces; y desde las primeras páginas uno sabe que quién escribió ese libro está poniendo en palabras (¡por fin!) las incertidumbres que a uno lo asaltan todo el tiempo, lo desvelan por la noche, y lo persiguen a sol y sombra. Entonces uno empieza a querer que el día tenga más horas para poder leerlo: es imposible soltarlo porque como todo metal que corta, parte y lo reduce a uno en pedacitos; es magnético y nuestras manos no pueden librarse de él. Queremos disponer más tiempo libre para poder leer ese libro. O, en todo caso, queremos más tiempo muerto para resignificar esas horas que consideramos perdidas, y poder así construir un esqueleto alternativo en nuestro cuerpo para seguir viviendo.

Hace poco Elodie, una amiga muy querida, me regaló «Lágrimas en la lluvia» (Seix Barral, 2011) de Rosa Montero. Sabe que hace tiempo vengo insistiendo en que no veo las horas de que llegue en octubre a Argentina, «La carne», la última novela de la escritora española. Entonces me regaló este libro, que tampoco lo andaba consiguiendo por ningún lado, y que me faltaba para mi colección personal de Rosa Montero. A lo mejor funcionaba como un paliativo para mi ansiedad: pero el efecto fue mucho mejor. «Lágrimas en la lluvia» llegó en esa etapa meceta que sufrimos los lectores voraces donde el apetito por la lectura empieza a menguar a tal punto de preocuparnos y preguntarnos si ya no hay nada para leer que nos haga temblar todas las células del cuerpo. Porque cuando leemos, en lugar de buscar respuestas, deseamos llenarnos los ojos de nuevas incertidumbres: necesitamos libros que nos estremezcan para sentirnos vivos.

La historia de «Lágrimas en la lluvia» tiene como protagonista a Bruna Husky, una tecnohumana que tiene contado lo que le resta de vida («cuatro años, tres meses y veintinueve días»), y que debe investigar un caso de un par de asesinatos que suceden en ese ficticio mundo que la autora creó para esta novela, los Estados Unidos de la Tierra, Madrid, allá por el 2019. De entrada, parece una novela de ciencia ficción y thriller; pero en realidad es una gran metáfora, poderosa y perfecta de cómo los humanos paseamos por la vida creyéndonos inmortales; cuando en realidad solo estamos aquí de paso, y que lo que hacemos todos los días es sobrevivir. Somos fugaces: pura carne y hueso, apenas unos supervivientes. Y esto Bruna lo sabe. Y lo recuerda. Y te lo recuerda a medida que pasa la historia: la condición de la mortalidad no es más que un hueso más de nuestro esqueleto, una gota de sangre, un pedazo de piel.

….

Generalmente no suelo recomendar autores si no los he leído lo suficiente como para llegar a conocerlos a fondo -aunque esto es utópico, e incluso diría que hasta imposible-, ni mucho menos escribir sobre un libro que todavía no he terminado de leer. Pero «Lágrimas en la lluvia» de Rosa Montero llegó como un hachazo a mi vida: tiene las palabras precisas, las metáforas perfectas. Debe ser que es septiembre y que en pocos días cumpliré años, y ante la proximidad de un nuevo año me siento un poco como Bruna: sigo buscándole el sentido a la vida, peleando contra la contrincante invencible que es la muerte, y tratando de conquistar -aunque sea a través de palabras prestadas-, un esqueleto alternativo para seguir construyendo mi identidad. Ahí creo que radica la magia de los libros y el poder de las palabras: poder sentir qué espléndida, fugaz y vertiginosa que es la vida, que se nos va lentamente de la punta de los dedos.

 

*Lic. en Comunicación Social

Redacción DataRioja

14/09/2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s