Sugerencia arbitraria: 10 libros para despedir el 2016 (o para recibir el 2017)

Llega diciembre y empiezan a pulular las listas de los 10 mejores libros publicados en el año. Pero yo tengo un tremendo problema (bah, en realidad tengo varios pero no es cuestión, querido lector, de que usted sepa todo de mi vida privada): no consigo leer todas las novedades a la orden del día, por lo que termino navegando entre clásicos y contemporáneos al mismo tiempo. Entonces, al dejar que pase la fiebre de la novedad,  los libros vienen y tocan la puerta de casa. O me miran desde algún estante diciéndome: dale gil, no te hagas de rogar, llévame y léeme, haceme tuyo. Malditos libros seductores.

Entonces, haciendo uso y abuso de la arbitrariedad con la que colaboro todos los miércoles en este semanario digital hace ya dos años, me animo a hacer un balance de los libros que leí este año. Libros que sin saberlo, rompieron algo dentro mío. O quién sabe, pudieron arreglar eso que pensé que no tenía arreglo y me salvaron cuando menos lo esperaba. Pero ya: basta. Mucho gre gre para decir Gregorio: aquí están, éstos son (¡suenan redobles de tambores!) los diez libros que elijo para terminar este año. O los diez libros que elijo recomendarte, estimadísimo lector, para que arranques el 2017 de otra manera:

10 – EL VIENTO QUE ARRASA, Selva Almada (Mardulce, 2012). Si hay algo para destacar de este libro es la cadencia cinematográfica con la que escribe Almada una historia capaz de llevarte de viaje a las rutas del Chaco y hacerte incluso sentir el calor que sienten los mismísimos protagonistas. Pero por suerte corre viento. Y por suerte, para el alivio del lector, hay más libros de esta fantástica escritora.

09 – POLICIA, Jo Nesbø (Roja y Negra, 2016). Se recomienda leer las novelas del detective Harry Hole con los ojos bien abiertos y las luces encendidas. Y luego, antes de dormir, procuren mantenerse así: con los ojos bien abiertos y las luces de tu cuarto encendidas. Nesbø es el rey de la novela negra contemporánea: sí, ya sé que “Policia” es ficción, pero es imposible –después de leer este libro- no sentir un escalofrío bajando por nuestra espalda, como si estuvieran todo el tiempo observándonos detrás de un árbol.

08 – LA REVOLUCIÓN EN BICICLETA, Mempo Giardinelli (S. A. Ediciones B, 2004): Hay que leer a Mempo Giardinelli. No importa cuando leas esta recomendación. No importa tampoco qué libro de su autoría. Después de leer esta mítica novela, donde la historia es escrita con esperanza y humor, con ternura y un ejercicio hermoso de retrospectiva, ratifico lo que vengo diciendo hace rato: hay que leer (¡mucho más!) al grandiosísimo Mempo.

page03

07 – HARRY POTTER Y EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE, J.K. Rowling (Salamadra, 2005): En un año marcado por precuelas y secuelas del universo que creó Rowling para salvar todo una generación, la relectura de la historia de Harry Potter sirve para sentir que la magia –a pesar de los años y lo oscura que se pone la vida a veces- sigue intacta.

06 – PÁJAROS EN LA BOCA, Samanta Schweblin (Literatura Random House, 2009): De todas las historias que componen este libro, “Mariposas” me voló la cabeza con apenas una página y media: ese es todo el espacio que necesita Schweblin para escribir en código de cuento, retratos de una crueldad aterradora.

05 – LOS SUICIDAS DEL FIN DEL MUNDO, Leila Guerriero (Tusquets, 2006): Una crónica envolvente, punzante y asfixiante; un texto plagado de interrogantes sobre el karma de vivir al sur. Allá nace o muere (o se mata) el mundo, el viento hace de las suyas sin dar explicaciones. El viento, como la muerte, nunca se ve; pero cuando llega lo derriba todo.

page02

 

04 – MAL ABRIGADA, Paola Soto (Peces de Ciudad, 2016): ¿Hay algo más frío que el silencio en el invierno y estar lejos de casa y que te rompan el corazón y que los días no sean más que un abismo donde la palabra sea el único calor posible? La poesía de Paola Soto no cura, no sana. Pero alivia, te abriga, te hace sentir que esto no estás solo.

03 – LA CARNE, Rosa Montero (Alfaguara, 2016): El paso del tiempo, la pasión, el sexo, el amor, la vida y la muerte, la maldición de nacer y sentir que nuestros músculos nos traicionan cuando menos lo esperamos. Un relato despiadado sobre el cuerpo, pero también un relato vivo, intenso, rojo como la carne en la que latimos.

page01

02 – UNA HISTORIA SENCILLA, Leila Guerriero (Anagrama, 2013): Se podría decir que es una crónica, se podría decir que es un concurso de baile, se podría decir que es una introducción al malambo o, incluso, un thriller folklórico. Pero encasillar a esta altura a la pluma de Guerriero en un género, es caer de bruces en reduccionismo inútil. Solo la sencillez de una historia como ésta puede devolvernos el placer de descubrir en las simples cosas, auténticos triunfos.

01 – DISTANCIA DE RESCATE, Samanta Schweblin (Literatura Random House, 2014): Un diálogo escrito con la fuerza de la omnipresencia y con el terror cotidiano de lo que nos está corroyendo por dentro sin darnos cuenta. A medida que el tiempo avanza, es imposible soltar una historia donde lo importante –lo que realmente pesa- ya pasó, y donde solo resta afrontar las consecuencias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s